Una cara desconocida pero un nombre famoso subió al podio de Silverstone.

El hijo de Didier Pironi subió al podio del GP. de Gran Bretaña.

Cuándo un equipo gana carreras aisladas, sube el piloto acompañado por algún referente del equipo, en éste caso, el dominio de Mercedes es tan abrumador que en todas las victorias sube un miembro diferente del equipo. Una buena manera de mantener al grupo unido y representar, incluso simbólicamente, la importancia de todos en la racha de éxito. En Silverstone, al final del GP de Gran Bretaña, el “ingeniero de confiabilidad” del equipo de Brackley celebró junto a Lewis Hamilton con champán . Uno de los muchos hombres ‘sin rostro’ de esta F1, a menudo lejos de las cámaras pero cuyo trabajo es muy importante.

Sin embargo, el nombre de este ingeniero de la casa de Mercedes no es definitivamente un desconocido, especialmente para los fanáticos de Ferrari . De hecho, es Gilles Pironi, es heredero de una de las historias más trágicas pero fascinantes de los 70 años de Fórmula 1.

Antes de hablar sobre la historia, conozcamos un poco al ingeniero. Graduado en Francia, Gilles Pironi estudió en la Escuela de Técnicas Aeronáuticas y Construcción de Automóviles, tiene una licenciatura en ingeniería mecánica, producción y tecnología en la Universidad Paris Sud y una maestría en ingeniería mecánica en la Universidad Tecnológica de Troyes. Fue aprendiz en marketing de Ferrari, en el área del proyecto Peugeot, en el departamento de transporte y movilidad de Dassault Systemes, e ingeniero mecánico en Hyundai. Llegó hace poco más de seis años a Mercedes y ha estado creciendo en el equipo de Fórmula 1. Fue responsable, por ejemplo, de igualar las unidades de potencia de Lewis Hamilton y Nico Rosberg en la controvertida temporada 2016.

Una cara desconocida pero un nombre famoso subió al podio de Silverstone.

Todo comenzó en 1981, cuando Didier Pironi fue contratado por Ferrari para reemplazar a Jody Scheckter, campeón mundial en 1979 para el equipo. Se convirtió en compañero de Gilles Villeneuve, que había estado en la Scuderia desde 1977 y ya había ganado cuatro carreras. El canadiense fue la gran apuesta del equipo.

Pironi solo tenía una victoria en la F1, el GP de Bélgica de 1980, en Zolder, con Ligier. En 1981, el francés vio cómo Villeneuve lograba dos victorias y se convertía en el favorito para el título de 1982. Luego llegamos al famoso GP de San Marino ese año, celebrado en el Autódromo Enzo e Dino Ferrari.

Villeneuve lideró esa carrera con Pironi en segundo lugar. Ferrari quería asegurar el 1-2 y les mostró un letrero que decía “Slow” (Lento) . Para Villeneuve, esto significaba que las posiciones deberían mantenerse hasta el final de la carrera. Para Pironi, por otro lado, fue solo una solicitud de atención para evitar accidentes, sin restricciones para adelantar. Después de un intenso duelo, Pironi superó a Villeneuve en la última vuelta y ganó. Villeneuve se sintió traicionado y nunca perdonó a su compañero de equipo por desobedecer las órdenes anteriormente establecidas. El canadiense tampoco volvería a hablar con el francés. A los 13 días, Villeneuve muere trágicamente en Zolder.

Didier Pironi, estuvo a un paso de ganar el título mundial en 1982, año en el que desafortunadamente su carrera fue interrumpida abruptamente por el terrible accidente en Hockenheim.

Gilles y su hermano gemelo Didier nacieron después de la muerte de su padre, que ocurrió en un accidente de lanchas offshore cerca de la Isla de Wight en 1987. La madre del ingeniero que subió al podio de Silverstone, Catherine Goux, bautizó a sus hijos cómo Gilles y Didier en honor a la amistad que una vez unió a Didier Pironi y Gilles Villeneuve.

error: Seguí Participando!