Hoy visitamos el ‘El Museo Ferrari’ en Maranello

El Museo Ferrari es el lugar donde se custodia el «Mito Ferrari».


Fue el propio Enzo Ferrari quien inició en 1986, las obras de construcción del edificio que iba a hospedar el Museo dedicado al Cavallino, y que desde su inauguración, en 1990, fue denominado Galleria Ferrari, nombre este que se sustituyó en 2011, por el de Museo Ferrari.


En 1996 se realizaron en el Museo Ferrari cambios y mejoras, ampliándose y reorganizándose todas sus salas. A finales del 2004, se amplió la superficie de exposición con la incorporación de una nueva ala al edificio principal. En 2014 se completó una nueva ampliación, con una recepción y una sala con simuladores de F1.

En 2017 el Museo se amplió con una nueva zona conectada con la anterior con una superficie de cristal que incluye una cafetería.
El Museo es visitado por entusiastas de todo el mundo, entrar en él es sumergirse en la historia del mito, desde sus orígenes hasta los autos de nuestros días, pasando a través de los grandes logros deportivos que llevan la firma del Cavallino Rampante, un viaje único a través de los autos que han hecho la historia del automovilismo mundial y que han hecho de la marca Ferrari la más prestigiosa en el mundo.


Está estructurado en áreas temáticas: Fórmula 1, Sport y Sport-Prototipos y Gran turismo, lo podemos visitar por libre, a través de visitas guiadas o con audio guías en siete idiomas.
Encontramos en él cosas tan dispares como la reconstrucción de la primera oficina de Enzo Ferrari en Módena, donde en 1929 comenzó el mito, una reproducción del interior de un box, motores, modelos del túnel de viento, escuchar el motor de un F1 en un gran espacio audio visual o el Red Campus, un espacio educativo enfocado a los colegios para aprender conceptos como la innovación, las matemáticas, la ingeniería o el trabajo en equipo, de una forma interactiva relacionando el aprendizaje con el entorno Ferrari.


El Museo es un lugar dinámico que se renueva con nuevas exposiciones temporales, con modelos elegidos en rotación entre todos los automóviles de la historia de Ferrari, pero siempre es seguro que te vas a encontrar con super coches.
En el impresionante Salón de las Victorias podemos ver coches de F1 dispuestos en semicírculo con audio e imágenes que repasan los grandes momentos de la marca, en esta sala es imposible que no se te pongan los pelos de punta.

Junto a ella se exhiben más de 100 trofeos y los cascos originales de los nueve pilotos campeones del mundo con Ferrari (Ascari, Fangio, Hawthorn, Hill, Surtees, Lauda, Scheckter, Schumacher y Räikkönen) que se muestran junto con el modelo del monoplaza a escala 1:12 con el que ganaron el título. Éste es el único sitio del museo donde los pilotos son protagonistas, la marca tiene muy claro que se trata precisamente de un museo para Ferrari, por lo que los títulos de constructores pasan por encima de los campeonatos de pilotos.


En la sala Gran turismo se puede disfrutar de una gran colección de Ferrari de turismo al alcance de unos pocos, por ejemplo: el 166 Inter (1949), el 275 GTB/4 (1967), el Dino 206 GT (1967), el 360 Barchetta (2000), el SA Aperta (2010) o el 458 Italia (2009).


Otro sitio muy interesante de ver es el Salón de competiciones, muchos modelos de distintas categorías como el 125 S (1947), el 166 F2 (1951), el 195 Inter (1950), el 750 Monza (1954), el 250 GT Berlinetta SWB (1959), el 512 (1970), el 365 Competencia GTB4 (1971), el 312 T4 (1979) o el F1-89 (1989).
Hay una vitrina de objetos de interés denominado “Él todavía vive hoy” en el que gracias a coleccionistas leales, se exhiben objetos originales de algunos pilotos de Ferrari, Villeneuve, Berger, Mansell o Prost, como guantes, cascos, monos y calzados usados por ellos.

Hoy visitamos el ‘El Museo Ferrari’ en Maranello


Algo que me llamó la atención fueron los “raros” de Ferrari, como el Indy, el Spazzaneve, el proyecto futurista F1 Concepto el Sigma de Pininfarina.
En la Sala de exposiciones temporales te puedes encontrar con un F40, un 599 XX, un FXX K, un LaFerrari o un Enzo por mencionar algunos. Deportivos de lujo en su máxima expresión.


Además de todo lo nombrado, el Museo cuenta con una tienda de merchandising (carísima) para la comercialización oficial de Ferrari, librería y cafetería.
Finalmente, los visitantes pueden divertirse con simuladores semi-profesionales que te dan la ocasión de ponerte en la piel de un piloto de F1.

  • Las fotos son de 3 visitas diferentes.

#DardoFernándezTorremare#MuseoFerrari

error: Seguí Participando!